Primero que nada, debemos de identificar si el vehículo a lavar tiene alguna clase de recubrimiento en la laca (protección)  ya que de ser así, y tener un tratamiento realizado, el cuidado debe de ser “diferente” o teniendo en cuenta otros tips.

En caso de que el vehículo no tenga ningún recubrimiento de proteccion cerámica, se lo puede lavar normalmente y poner alguna protección manual post-lavado como lo pueden ser ceras de media o larga duración.

En caso contrario, si el vehículo tiene algún tratamiento cerámico de protección en la laca, se debe tener en cuenta que solamente se podrá lavar con shampoo PH balanceado (neutro), y que no se le puede, ni tampoco se debe de agregar ningún tipo de cera o protección arriba del mismo, ya que se contaminaría el sellador y empezaría a funcionar la cera que le pongamos antes que el cerámico, cosa que es contraproducente.

Sin embargo, si hay cosas que podemos hacer para cuidar nuestro vehículo a la hora de lavarlo, y que se pueden tomar en cuenta con cualquiera de los casos antes mencionados, como, por ejemplo:

  • Empezar el lavado inyectando agua a presión con una hidro lavadora, en toda la superficie, sin necesidad de tocar el vehículo y siempre teniendo en cuenta la distancia acorde para preservar la pintura, esto va a hacer que se desprenda toda la suciedad mas pesada, y que puede hacer que se raye la superficie en caso de fricción.
  • Como segundo paso debemos imprimar el vehículo con shampoo, esto va a hacer que se encapsulen las partículas de tierra desprendidas en el paso anterior, y que puedan resbalar mejor.
  • Como tercer paso procedemos nuevamente a realizar el primer paso, sin fricción aun en el vehículo, esto nos va a dar pauta de que pudimos desprender la mayor cantidad de tierra posible antes de proceder a lavar mecánicamente el auto.
  • Ahora si procedemos con la limpieza mecánica del vehículo, debemos de tener en cuenta diferentes cosas, primero que nada el método que utilizaremos es el de dos baldes, en uno tendremos shampoo, y en el otro agua limpia, donde iremos enjuagando entre pasada y pasada el guante de microfibra que vamos a utilizar para el lavado del vehículo, este balde debe de ir cambiándose constantemente para que se mantenga el agua lo mas limpia posible y que lo que vayamos sacando del auto no quede atrapado en el guante.
  • Teniendo en cuenta esto, procedemos a lavar el vehículo con nuestro guante de microfibra, el cual pondremos primero en el balde con shampoo, realizamos una leve fricción, y luego lo enjuagamos en el balde con agua limpia, repetimos el proceso cuantas veces sea necesario, en toda la superficie del auto. (Para preservar aun mas la integridad del mismo, dejaremos las partes bajas del vehículo para lo último, ya que en estas es donde se acumula las partes más pesadas de suciedad, y lavaremos primero las ¾ partes superiores del vehículo).
  • Finalmente volvemos a inyectar agua a presión para terminar de enjuagar la superficie para poder empezar con la etapa de secado, con la cual debemos de tener especifico cuidado ya que es donde corremos riesgo de generar algún tipo de micro raya, la mejor opción de secado seria la sopladora de aire, ya que con la misma no generamos ningún tipo de fricción, pero en caso de no tener lo que se recomienda es una microfibra de secado, que sea bien absorbente y el método que utilizaremos es el de apoyar la microfibra, haciendo presión sobre la misma y dejando que esta absorba el agua sin necesidad de frotar.

Con esto quedaría resuelto el tema del lavado de la superficie, ahora bien, para las llantas, plásticos, y demás podemos utilizar algún químico un poco más fuerte como lo son los desengrasantes multipropósitos, estos van a hacer que se desprenda mucho mejor la suciedad, y lo recomendable es hacerlo previo al lavado de la carrocería. EL método mas efectivo es inyectar el multipropósito en la superficie que elijamos limpiar (buches, llantas, cubierta, plásticos, etc.), dejamos actuar unos segundos y cepillamos, debemos de tener en cuenta que en caso de que las llantas estén laqueadas, lo mejor es utilizar un cepillo de cerdas muy suaves, o microfibra. Para el enjuague utilizar abundante agua.

Una vez que terminamos la correcta limpieza del auto de manera integral, podemos aplicarle alguna clase de cera de corta-media duración a la superficie para que le dé brillo, y protección hasta el próximo lavado. Recordar que en caso que el auto tenga un sellador cerámico aplicado este paso no debe de realizarse.

Por Prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *